Las apariencias engañan

Concurso de Relatos de Medo

Era un día de agosto, por lo que fuera con unas amigas y con Marcos a la playa. Marcos y yo nos fuimos andando juntos, de noche, camino a casa, ya que éramos vecinos. De repente por el camino escuchamos unos perros a ladrar, no hicimos caso, ya que era normal que hubiese perros, lo que nos hizo desconfiar es que sentimos pasos a correr hacia nuestra dirección. Después miramos para atrás y vimos que eran perros muy grandes, lo cual nos hacia desconfiar más. No dejaba de preguntarme quién podría ser. Será un pederasta, un asesino… Se nos acercó a toda prisa. Pero es que no sabíamos qué hacer, si empezar a correr nosotros también, si seguir andando. Entonces como se nos estaba acercando cada vez más decidí que era mejor empezar a correr y Marcos me siguió. Lo hacíamos sin rumbo, ya que lo único que queríamos era que no nos alcanzara. Al final tropezamos en una piedra, y nos alcanzó…Casi ni estoy viva para contarlo…Ya que era mi vecino y me dio un ataque de risa al verlo, ya que en ningún momento pensé que pudiera ser el.

Lalavi

Deixar un comentario

Arquivado en Concursos

Deixar unha resposta

introduce os teu datos ou preme nunha das iconas:

Logotipo de WordPress.com

Estás a comentar desde a túa conta de WordPress.com. Sair /  Cambiar )

Google photo

Estás a comentar desde a túa conta de Google. Sair /  Cambiar )

Twitter picture

Estás a comentar desde a túa conta de Twitter. Sair /  Cambiar )

Facebook photo

Estás a comentar desde a túa conta de Facebook. Sair /  Cambiar )

Conectando a %s