El Hombre del Maletín Negro

Concurso de Relatos de MedoA Tania, que así se llama la niña, le gustaba mucho contar historias de miedo con sus amigas. Todos los días que estaban juntas, siempre terminaban contando una historia, una aventura o un simple hecho que les pasara a ellas. Una de las tres amigas que en ese momento estaban juntas, empezó a contar una de sus historias.

Tania quería hacerse la más “valiente” y dijo que no tenia miedo, que no le asustaba.

María, contó una historia que realmente parecía aterradora. Trataba de un hombre, con un traje negro y un gran maletin negro. Este siempre iba solo, y escasas veces se veía con un gran perro negro. Solía sentarse en los bancos del parque pequeño, a las siete de la tarde. Decían de ese hombre, que matara a su mujer, sin ningun motivo; simple aburrimiento. Todo le parecía muy monótono estando con ella, no aguantaba más tiempo y decidió quitarle la vida.
Las amigas que escuchaban atentamente la historia, notaron como el miedo le entraba en el cuerpo, pero no querían dejar la historia a medio contar. Calladas y en silencio, sin decir ni una palabra, siguieron escuchando.
El hombre, mataba a todas las mujeres, niñas e incluso ancianas que a él se le parecían a su mujer. La descripción física de la mujer, era más o menos parecida a la de Tania, por eso ella empezó a coger más miedo, incluso aún más del que ya tenía. Siguió escuchando la historia, sin decir nada, y con una sonrisa en la cara, como si le gustara lo que estaba escuchando, pero en realidad tenia más miedo que nunca. La historia realmente si le asustaba.

Terminó de contarla, y cada amiga se volvió para su casa. Tania que era la que vivia más lejos, salió antes que ninguna para poder llegar a tiempo a casa sin que se le hiciera de noche en el camino. Pero no fue así, en la mitad del camino, empezó a oscurecer. Ahí fue donde ella empezó a correr, sin mirar atrás, sin detenerse a cada paso que daba. Llegó al portal de su casa, llamó al ascensor, pero con el apagón que hubiera la tarde antes no funcionaba, y tuvo que subir andando por las escaleras, aunque el miedo pudiera con ella.

Cuando por fin llegó a casa, entró como si no pasara nada, como si todo fuera normal. Pero no lo era asi, tenia un miedo en el cuerpo que no podia dar un paso sola.

Cuando terminó de cenar, la madre le mando bajar la basura como cada noche, ella no quería pero tenia que hacerlo quisiera o no. Salió de casa, con la bolsa de la basura, con el abrigo puesto y un paraguas en la mano.

Bajó por las escaleras, llegó a la seguda planta, y vio a un hombre de traje negro, con un maletín negro. Tal y como describió una de sus amigas.

Fue una  casualidad o una aparición?

MANUÉLITA

Deixar un comentario

Arquivado en Concursos

Deixar unha resposta

introduce os teu datos ou preme nunha das iconas:

Logotipo de WordPress.com

Estás a comentar desde a túa conta de WordPress.com. Sair /  Cambiar )

Google photo

Estás a comentar desde a túa conta de Google. Sair /  Cambiar )

Twitter picture

Estás a comentar desde a túa conta de Twitter. Sair /  Cambiar )

Facebook photo

Estás a comentar desde a túa conta de Facebook. Sair /  Cambiar )

Conectando a %s